Luis Suárez: "No me avergüenza explicar las cosas que hacía para comer"


El delantero uruguayo del Barça, Luis Suárez, ha explicado en una entrevista cómo sufrió su familia la pobreza durante su infancia, y lo que tenía que hacer para ganar algo de dinero. Además, asegura que si no fuera por su mujer no estaría donde está ahora

En una entrevista concedida al diario "Sport", Luis Suárez ha explicado las carencias que tuvo durante su infancia al no tener su familia demasiado dinero, además de otros secretos como el hecho de que, probablemente, si no hubiera sido por su mujer, Sofía Balbi, él no se habría convertido en el futbolista de talla mundial que es ahora. Una de las peores noticias que recibió en su vida fue cuando supo que Sofía se marchaba a vivir con sus padres a Barcelona, cuando ambos eran adolescentes.

"Cuando Sofía me dijo que se iba a Barcelona fue muy complicado, para ellos como familia y para mí por lo importante que era ella. Por mi situación económica me era imposible volver a verla. Éramos una pareja adolescente que se iba a separar. La noche antes de marchar, lloramos los dos toda la noche. El día que ella se marchó yo tenía partido, pero sólo podía estar en la cama llorando y mirando los cuadernos que ella me había dejado. Tuvo que venir mi hermano para levantarme".

Cuando viajó por primera vez a Barcelona para ver a Sofía, con 16 años, se perdió en el aeropuerto, empezó a sangrar por la nariz y fue detenido por los guardias de seguridad, pero por fortuna al final todo se arregló. "Tuve una suerte bárbara. Hacía 3 o 4 horas que había llegado y llamaron al padre de mi novia, que estaba trabajando. A partir de ahí llamaron a su madre y todo se arregló. Pero lo de mi novia fue peor (le había estado esperando cuatro horas). El aeropuerto de Barcelona tenía tres o cuatro terminales, yo salí por una y ella ya se las había recorrido todas buscando a ver dónde estaba. Hasta que aparecí, con mi camisa blanca y la mancha de sangre".

Luis Suárez reconoce que cuando era pequeño no era un buen estudiante. "No sé si era infumable, pero sí muy inquieto. En la escuela no tenía una buena conducta. No estaba nunca quieto. Recuerdo que en cuarto mi mamá me daba una libreta para que la maestra escribiese allí cómo me portaba. Al principio no sabía que llevaba la libreta. Yo sabía que mi conducta no era buena".

Y tuvo que trabajar desde muy joven para conseguir algo de dinero. "En mi casa faltaba de todo. Nunca me faltó un plato de comida, es cierto, pero no me avergüenzo de decir que con 11, 12 o 13 años me iba a cuidar autos con mi abuelo para tratar de llevar algo de plata a mi casa. Mi madre no me dejaba, pero la mentía diciendo que iba a casa de un amigo o algo así".

"Con 10 años mi madre trabajaba en el shopping y yo iba a buscar la propina que le dejaban y mientras mi padre o un hermano cocinaba, yo me iba a hacer las compras. Esas cosas me hacen recordar el sacrificio que hice para poder jugar a fútbol. Por eso ahora lo valoro todo mucho más y no me avergüenza explicar las cosas que hacía para tener un plato de comida".

Luis Suárez llegó a caminar un día 21 kilómetros para ver a su novia Sofía. "Ella sabe lo que me ayudó y por el camino por el que me ha llevado. Ella me hizo ver que yo no era burro, sólo que no tenía ganas de hacer las cosas. Me animaba a hacer los deberes o incluso me los hacía ella. Empezamos a salir cuando yo tenía 15 años y ella 12. Ella pronto cumplió los 13, pero yo no sabía lo que era tener 12 o tener 13. Por ella hice cosas increíbles como ir caminando de Montevideo a Soñymar (hay unos 21 kilómetros)".